Experiencias prácticas sobre Biomecánica

Fecha: 20 noviembre, 2018

Buenos y lluviosos días a tod@s!

Abrimos un nuevo hilo en nuestro blog sobre nuestras experiencias prácticas  con los casos que nos solemos encontrar en nuestro día a día, cómo los abordamos y qué soluciones proponemos/tomamos. Para no poner nombres llamaremos al ciclista por la inicial de su nombre. (Ley de protección de datos).

J es un apasionado del MTB al que le gustan las salidas largas (+4h) y con una experiencia en mtb de aproximadamente 3 años. Nos contactó para realizarse al estudio, debido a una serie de molestias que le “frenaban” a la hora de meter más horas con la bici, ya que llegaba a casa bastante dolorido y con pocas ganas de al día siguiente volver a subirse en su MTB.

En la exploración inicial ya pudimos atisbar algunos de los problemas de los que se quejaba:

Todo esto se unía a un sillín excesivamente bajo que le provocaba una excesiva flexión de cadera y rotación externa de ambas rodillas.

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Test de Thomas. Podemos ver como la pierna derecha se mantiene alineada desde cadera hasta el pie, mientras que la izquierda se mantiene totalmente desplazada hacia fuera.

Lo primero antes de nada fué explicarle cómo tenía que descargarse habitualmente con el FOAM la zona del recto anterior del cuádriceps y del isquio para aliviar la tensión en la parte externa.

Sillín excesivamente bajo

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro de los problemas que nos encontramos tras los ajustes fué que el ciclista seguía haciendo mucha presión sobre la parte delantera del sillín y al poco de pedalear en el rodillo comenzaba a sentir hormigueo en la zona perineal.

La decisión fué cambiar su sillín Bontrager por un Selle Italia SLR con la misma anchura (142mm) pero con canal prostático. El resultado fué que la presión en la zona delantera del sillín disminuyó de forma muy significativa. (Ver imagenes)

Bontrager vs Selle Italia SLR

 

 

 

 

 

 

 

Tras cambiar sillín, altura, y altura de manillar, la posición final fué la siguiente:

 

 

 

 

 

 

 

Tras los primeros cambios la sensaciones son bastante buenas y las molestias han disminuido considerablemente. Ahora le toca al ciclista poner de su parte y descargar bien todo su cuádriceps izquierdo.

¡¡¡Hasta la próxima!!!

Blog sobre Biomecánica Deportiva y entrenamiento


Web diseñada por: Jáper Diseño Web